EL OXÍGENO PURO COMO SANACIÓN

Pacientes San Miguelinos son los primeros beneficiados

 

La Universidad de Chile, el Servicio Metropolitano de Salud Sur y la Empresa Osorio Hermanos, se unieron para que la primera Cámara Hiperbárica del sistema de salud pública ya esté funcionando en el Campus Sur de la Facultad de Medicina de la Casa de Estudios.

 

María Angélica Zavala tiene diabetes y es una de las San Miguelinas que reciben tratamiento gratuito en la cámara. Considera que “es un regalo maravilloso. Me he sentido bastante mejor; me costaba mucho caminar y ahora puedo caminar más”.

María Angélica fue seleccionada junto a otros nueve pacientes “por las características de sus lesiones, de sus úlceras, de su compensación en la diabetes que tienen y, además, con el compromiso que tuvieron de permanecer y persistir viniendo a las veinte sesiones ya que para poder tener beneficios se necesita una constancia”, asegura el Doctor Daniel Ruíz Maldonado, Director Comunal de Salud.

Las cámaras hiperbáricas logran un ambiente presurizado que permite suministrar oxígeno al 100%, transformándolo en sanador al adquirir propiedades regeneradoras, antiinflamatorias y bactericidas.

Para el Alcalde de San Miguel, Luis Sanhueza Bravo, “el participar como Comuna se trata de un hecho histórico pues traerá un mejoramiento en la calidad de vida de muchos pacientes a nivel del país porque va ser el primer ejemplo y que se va a tener que replicar en todo Chile”.

El Secretario General de la Corporación de San Miguel, Mario Varela Montero, espera que el convenio con la Comuna “se expanda a más usuarios y el día de mañana contar con más atenciones de modo que podamos seguir mejorando la salud de la comunidad”. 

El acuerdo de colaboración para el funcionamiento de la cámara tiene un sentido social, pedagógico e investigativo; por eso, según el Rector de la Universidad de Chile, Doctor Ennio Vivaldi, “es un área en la cual nosotros tenemos que hacer lo que más sabemos hacer que es combinar la práctica clínica con la investigación, con la documentación y con la evaluación. Esta es una gran oportunidad de nuestro medio de probar esta tremendamente importante arma terapéutica y ver su potencialidad”.   

Dicen que fue empecinamiento de los hermanos Germán y Carlos Osorio, pero ambos empresarios metalmecánicos tienen una emotiva historia detrás de su interés por motivar la utilización de la medicina hiperbárica en Chile. Su Madre y uno de sus hermanos fallecieron por diabetes. Su periplo para aprender a construir una cámara comenzó hace 25 años y aunque su madre no alcanzó a utilizar la que lograron construir siguen adelante contando hoy en día con un moderno centro en Quillota.

 

Carolina Vera Hernández
Encargada de Comunicaciones

 

 

 

 

Please follow and like us:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *