AUTOEXAMINARSE: EL PRIMER PASO

 

Continúa Campaña De Prevención del Cáncer de Mama

 

Especialistas del Centro de Salud Familiar Barros Luco realizaron un operativo entregando información que toda mujer requiere para prevenir este severo  mal. La actividad fue realizada en la Estación de Metro San Miguel.

 

En general las mujeres se realizan el autoexamen de mama porque cada vez hay mayor consciencia de su importancia. Sin embargo, por un tema cultural, son las Adultas Mayores quienes menos lo hacen y se trata del grupo en el cual se pesquisa mayor cantidad de casos de este cáncer. Pero, ” estamos cambiando el paradigma en el sentido de que más de esas mujeres se autoexaminen y accedan a actividades educativas. La idea es que estos operativos sean transversales y que abarquen todos los grupos etáreos para poder entregar la información necesaria para que ellas se realicen el autoexamen y consulten en el momento oportuno”, explica el Director del CESFAM Barros Luco, Juan Francisco Prado.

Gladys Novoa tiene 50 años. Acude a control anualmente para que le realicen una mamografía y también una ecomamaria. Ella sabe de la importancia de estos exámenes por su historia familiar. “Tengo una hermana que se me fue hace poco por un cáncer de mama y tengo otra hermana en el sur a la que la semana pasada le descubrieron un ganglio que está en estudio”, relata.

También tiene 50 años Eugenia Araos. Su historia de vida está igual ligada al cáncer de mama. Tiene dos amigas a quienes les extirparon las mamas. Fue entonces que sintió miedo y se dio cuenta de lo importante de la prevención. Considera, eso sí, que “una como mujer es dejada, se preocupa de los demás y siempre se deja estar con su salud porque como Mamá siempre tiene muchas cosas que hacer. Además yo trabajo y ahora soy abuela”. Al ver a los profesionales de la Salud de la Corporación Municipal de San Miguel en el Metro, decidió acercarse en busca de información. Ahí le enseñaron cómo autoexaminarse.

El que una mujer  lo realice una vez al mes es de suma importancia. Eso, porque se trata del primer paso para ver si existe algún problema. Pero, ¿cómo hacerlo?

“Se realiza una palpación con las yemas de los dedos principales de la mano buscando alguna alteración que no sea visible necesariamente. Se inicia en la zona de la axila con un suave masaje y luego se va hacia la zona de la mama en sentido de las agujas del reloj”, explica la Matrona del CESFAM Barros Luco, María Elisa Pizarro Vallejos.

Aunque el autoexamen no reemplaza una mamografía sirve de alerta si se encuentra, por ejemplo, una mama hundida; líquidos trasparentes, purulentos o sanguinolentos que emanen del pezón; el hallazgo de un nódulo o masa; si una mama deja de ser simétrica a la otra; endurecimiento,  cambio de coloración de la piel o textura de piel de naranja. Ante cualquier signo de alteración se debe recurrir a un profesional de manera inmediata.

 

Carolina Vera Hernández
Encargada de Comunicaciones

 

Please follow and like us:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *